¿Es el pádel un deporte de gente pija?

Si juegas a pádel, seguro que más de una vez has tenido que escuchar algo así como “el pádel es un deporte de pijos”, o  “a eso juegan los ricos”. ¿Me equivoco? Por supuesto, esas frases salen de personas”no-iniciadas”. Algunos deportes un tanto exclusivos como el polo, el golf, la equitación o la navegación, que no están al alcance de cualquiera, tienen esa comprensible connotación: no es lo mismo darle patadas a una pelota en cualquier parque que timonear un velero o montar a caballo. Pero, ¿por qué tiene el pádel ése estereotipo? Todo tiene su explicación.

Más o menos, es vox populi que la primera pista de pádel de España se construyó en Marbella en 1970. Lo que quizá no sea tan sabido es que esas dos primeras pistas gemelas estaban en el Marbella Club Hotel, un lujoso resort de 5 estrellas propiedad del príncipe Alfonso de Hohenlohe-Langenburg, perteneciente a la nobleza, promotor inmobiliario y empresario vinícola entre otros menesteres. Casi nada.

Marbella club Hotel
Marbella club Hotel

Hasta entonces, el pádel era desconocido en España. Poco a poco, otros clubes de postín fueron incorporando pistas entre su oferta lúdico-deportiva. Pero claro, esos selectos círculos seguían sin estar a la altura de cualquiera, y tan sólo se oía hablar de esa cosa moderna del pádel a unos pocos elegidos.

De hecho, se hicieron bastante populares las declaraciones e imágenes del ex-presidente del gobierno José María Aznar, acompañado ocasionalmente por números uno mundiales en sus materias como Arantxa Sánchez Vicario o Carlos Sainz.

José María Aznar y Arantxa Sánchez Vicario
José María Aznar y Arantxa Sánchez Vicario

Con el paso del tiempo, el pádel se fue incorporando a los clubes de tenis y empezaron a abrirse las primeras naves con pistas, y con ello se fue popularizando hasta llegar a nuestros días. A pesar de que aún hay gente que desconoce este deporte, es raro la ciudad o pueblo en donde no hay pistas municipales de pádel, cuyo acceso no requiere ni membrecía ni alto coste. Eso por no mencionar los numerosos clubes y naves de pádel privadas. Hasta las urbanizaciones incluyen ahora pistas en vez de canchas de tenis o piscinas.

Las cifras no están claras, pero según el diario ABC, en 2019 había unas 11.500 pistas en España, y la cifra anual de palas vendidas ronda el millón de unidades. Y eso sin tener en cuenta el profuso mercado de segunda mano. Las más sencillas cuestan poco más de 15€, precio más que asequible para un material deportivo. Por su parte, la Federación Española registra más de 68.000 licencias deportivas, cifra que crece exponencialmente año tras año. Tan solo en Madrid son más de 600.000 personas las que practican nuestro deporte. Si hablamos de toda España, el dígito suma varios millones. ¡Dios mío, cuánta gente pija!

Visto esto, se puede entender de dónde viene ese estereotipo de que “el pádel es un deporte de pijos”. Pero hoy en día parece más acertado afirmar que el pádel era de gente “pija” o adinerada en sus inicios, debido a su ubicación en sitios exclusivos, desconocimiento y poca accesibilidad. Actualmente, el pádel está al alcance de cualquiera. Y quien quiera discutir esto, que me lo diga en el 20×10 de su barrio 😉

Pablo Martinez

Fundador de Todo Tu Pádel

16 comentarios en «¿Es el pádel un deporte de gente pija?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *