La psicología en el pádel (I)

¿Cómo puedo mejorar mi rendimiento en la pista aprovechando la psicología en el pádel?

Todo Tu Pádel te ofrece una serie de artículos con pinceladas y tips prácticos -con su fundamento teórico- para ayudarte a mejorar tu mente y actitud en la pista. Como dice la Biblia, no solo de bandejas vive el hombre” (¡y la mujer!).

Hablamos de “pinceladas”, porque estos artículos no van a revolucionar tu juego. Lo mismo que tampoco lo hará que te veas uno (o veinte) tutoriales sobre la víbora. No seas ingenuo/a. Te acercamos la herramienta y el conocimiento, pero tendrás que trabajarlo y ponerlo en práctica con persistencia. Desgraciadamente, no existen soluciones fáciles. Comencemos con dos populares términos en psicología.

Setting adecuado

Empecemos por el principio. En psicoterapia, se conoce como setting al “encuadre” o “contexto”. Sin tecnicismos, podríamos decir que es el escenario en el que se desarrolla la acción, y la relación/vínculo con él. Es obvio que el escenario va a ser una pista de 20×10. Pero concretamente hacemos referencia a tu pareja y la relación entre ambos. El pádel es un deporte de pareja, por lo que no podemos pensar únicamente a nivel individual. ¿Juegas con un compañero ocasional? ¿Os acabáis de conocer en pista? ¿O es tu pareja habitual? La pista puede ser la misma, pero el escenario cambia mucho en cada caso.

Gemelas Atomikas
Un ejemplo de setting perfecto. Foto: gentequebrilla.es

Lo ideal es jugar siempre con una misma pareja, llegar a conocerse y a entenderse. A eso nos referimos con el setting. Pero eso no basta para tener un encuadre y relación idónea. ¿Tu compañero y tú discutís en pista? ¿Existen exigencias o presión? ¿Aspavientos? ¿Reproches? ¿Gritos? Estas circunstancias suelen darse incluso entre parejas habituales. Así es difícil conseguir un setting adecuado. Para que ello se dé, debe existir un ambiente cálido, cercano y de confianza. En una palabra, seguridad. Si se dan estas condiciones, tu mente y tu cuerpo tendrán buena predisposición y podrás desarrollar con facilidad tu mejor pádel. Esto no te garantiza la victoria (que para eso hay unos rivales enfrente), pero podrás sacar lo mejor de ti.

Paquito y Lebrón terminaron el 2019 como números 1 del mundo pero aún así se separaron. ¿Problemas con el setting? En un artículo anterior podéis ver las declaraciones de Lebrón al respecto.

Paquito y Lebrón
Si así celebraban los puntos en público, ¿cómo serían las derrotas en privado?

¿Cómo ayudar a generar un setting adecuado y seguro?

Hay una determinada multinacional famosísima -y no es la única que utiliza alguna técnica de comunicación similar- que para intentar favorecer un ambiente positivo y agradable obliga a sus empleados  a incluir en todas sus frases (cuando la oración lo permita) las palabras “por favor” y “gracias”. De esta manera, cuando menos, se favorece la amabilidad, buena disposición y buen trato. Y funciona. ¿Cómo aplicar esto al pádel? Sencillo: al finalizar cada punto, independientemente del resultado del mismo, lánzale a tu compañero/a alguna observación positiva (y real) sobre el mismo: “bien jugado”, “muy bueno el esfuerzo”, “ahí no podías hacer nada”, “la próxima sale, no dejes de intentarlo”, “sensacional”, “me lo dejaste todo hecho”… Seguro que se te ocurren mil formas de hacer que tu compa se sienta bien. Esfuérzate en esto y fíjate en cómo lo hacen en la élite.

ying yang
El ying y el yang son fuerzas complementarias que no pueden existir por separado

Efecto Pigmalion y el poder de las expectativas

En la misma dinámica que el término anterior, nos fijamos en el Efecto Pigmalion. El concepto surge tras una investigación en la Universidad de Duquesne (Pennsylvania), en donde a un grupo de profesores al inicio de curso, se les informó de cuáles de sus educandos tenían altas capacidades. Al finalizar el año escolar, precisamente ése grupo de estudiantes tuvo las mejores calificaciones. La cuestión es que ¡el dato de que tenían altas capacidades era falso! ¿Qué sucedió entonces? Que sus profesores se crearon altas expectativas sobre ellos y consciente o inconscientemente actuaron en consecuencia, favoreciendo que esos escolares las cumplieran. Se creó un setting adecuado y la mirada hacia ellos era muy positiva. Este efecto ha sido confirmado en múltiples estudios posteriores y no hay un profesional de la educación que no conozca este término.

Efecto Pigmalion
Mapa conceptual del Efecto Pigmalion

Creo que ya podéis intuir cómo relacionamos este concepto en el pádel. Insistimos en que a nuestro deporte se juega en pareja. Por lo tanto, además del setting adecuado y de confianza, será muy positivo en el rendimiento que tengamos buenas expectativas tanto nuestras como de nuestro par. Éstas deben de ser reales, fundamentadas y arraigadas. Y esto es algo que también hay que trabajárselo. Porque, de manera consciente o no, ya sea positiva o negativamente, el efecto pigmalion se produce por cómo comunicamos a través de nuestros gestos, actitudes y mensajes: si alguien nos valora, nos anima o considera que somos capaces de alcanzar determinados objetivos, estará contribuyendo a que generemos creencias potenciadoras y positivas sobre nosotros  mismos que nos ayuden a alcanzar objetivos y mejoren nuestro rendimiento.

Pero ¡ojo! También puede suceder justamente lo contrario: si alguien no es capaz de percibir buenas habilidades en nosotros o simplemente no confía en nuestras capacidades, queriendo o no, estará contribuyendo negativamente en nuestra autoestima y en nuestra capacidad.

Y recuerda: el factor psicológico en el pádel (como en cualquier ámbito), también requiere entrenamiento. ¡Activa las notificaciones si no quieres perderte los próximos artículos de pádel y psicología!

Pablo Martinez

Fundador de Todo Tu Pádel

18 comentarios en «La psicología en el pádel (I)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.